Amnesia y circo.

Las legislaturas duran cuatro años pero quienes nos gobiernan tienen tendencia a pensar que sólo durasen uno: el último. Por eso, cuando llega éste último año, hacen aquello que saben que le gusta a los votantes y tratan de que olviden lo que les hicieron los tres anteriores. Y a veces tienen éxito.

Por eso temen a la memoria, porque cuando no logran apagarla esta se convierte en su némesis.

Entramos en año electoral, recuerda y no olvides, esto es ya una campaña electoral.

Memento homo.

Amnesia y circo.

Las legislaturas duran cuatro años pero quienes nos gobiernan tienen tendencia a pensar que sólo durasen uno: el último. Por eso, cuando llega éste último año, hacen aquello que saben que le gusta a los votantes y tratan de que olviden lo que les hicieron los tres anteriores. Y a veces tienen éxito.

Por eso temen a la memoria, porque cuando no logran apagarla esta se convierte en su némesis.

Entramos en año electoral, recuerda y no olvides, esto es ya una campaña electoral.

Memento homo.

Photo tagged as:
joludi:

Trastornos y Problemas.
Se queja un lúcido psiquiatra, de los que se acaban de reunir en Madrid, de que la moderna psiquiatría está convirtiendo en trastornos psicológicos los problemas cotidianos de las personas. Debe ser cierto. Y me recuerda que los modernos políticos están haciendo justo lo contrario, a saber, convirtiendo en problemas cotidianos sus trastornos psicológicos…

joludi:

Trastornos y Problemas.

Se queja un lúcido psiquiatra, de los que se acaban de reunir en Madrid, de que la moderna psiquiatría está convirtiendo en trastornos psicológicos los problemas cotidianos de las personas. Debe ser cierto. Y me recuerda que los modernos políticos están haciendo justo lo contrario, a saber, convirtiendo en problemas cotidianos sus trastornos psicológicos…

Photo tagged as: reblog - Reblog from joludi
joludi:

Arte y Ciencia.
Lo esencial de la Ciencia es transformar un enigma en una explicación. Lo esencial del Arte es transformar una explicación en un enigma.

joludi:

Arte y Ciencia.

Lo esencial de la Ciencia es transformar un enigma en una explicación. Lo esencial del Arte es transformar una explicación en un enigma.

Photo tagged as: reblog - Reblog from joludi
Reducir el hambre a la mitad en el mundo en 2015 costaría unos 35.000 millones, más o menos la misma cantidad que dimos a los bancos en ayudas los españoles el año pasado.

Hoy, si tuviésemos que guardar un minuto de silencio por cada niño muerto de hambre en 2013, tendríamos que permanecer en silencio cuatro años. Pero… es más fácil erradicar el hambre del mundo que calmar la voracidad de los bancos.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/14/solidaridad/1284464025.html

Reducir el hambre a la mitad en el mundo en 2015 costaría unos 35.000 millones, más o menos la misma cantidad que dimos a los bancos en ayudas los españoles el año pasado.

Hoy, si tuviésemos que guardar un minuto de silencio por cada niño muerto de hambre en 2013, tendríamos que permanecer en silencio cuatro años. Pero… es más fácil erradicar el hambre del mundo que calmar la voracidad de los bancos.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/14/solidaridad/1284464025.html

Photo tagged as:

In taberna quando sumus /
non curamos quid sit humus

O lo que es lo mismo: llevadme aunque sea a un bar.

Quote tagged as:
joludi:

Death Valley.
Han descubierto el por qué del misterioso movimiento autónomo de esas piedras del desierto en el Death Valley de California. No es  cosa de extraterrestres ni ninguna variedad de poltergeist. Simplemente ocurre que el hielo, en finísimas capas, cubre ciertas noches la superficie del desierto. Y entonces, no hace falta mucho viento para que las rocas se deslicen algunos metros. Lenta, pero inexorablemente. Qué prosaica es a veces la realidad. Con lo bien que nos hubiese venido in questo tempo grigio alguna explicación muy mística de esos movimientos pétreos…

joludi:

Death Valley.

Han descubierto el por qué del misterioso movimiento autónomo de esas piedras del desierto en el Death Valley de California. No es  cosa de extraterrestres ni ninguna variedad de poltergeist. Simplemente ocurre que el hielo, en finísimas capas, cubre ciertas noches la superficie del desierto. Y entonces, no hace falta mucho viento para que las rocas se deslicen algunos metros. Lenta, pero inexorablemente. Qué prosaica es a veces la realidad. Con lo bien que nos hubiese venido in questo tempo grigio alguna explicación muy mística de esos movimientos pétreos…

Photo tagged as: reblog - Reblog from joludi

Se sienta a la mesa y escribe
«con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice
y más: esos versos no han de servirle
para que peones maestros hacheros vivan mejor coman mejor
o él mismo coma viva mejor
ni para enamorar a una le servirán
no ganará plata con ellos
no entrará al cine gratis con ellos
no le darán ropa por ellos
no conseguirá tabaco o vino por ellos
ni papagayos ni bufandas ni barcos
ni toros ni paraguas conseguirá por ellos
si por ellos fuera la lluvia lo mojará
no alcanzará perdón o gracia por ellos
«con este poema no tomarás el poder» dice
«con estos versos no harás la Revolución» dice
«ni con miles de versos harás la Revolución» dice
se sienta a la mesa y escribe.

Juan Gelman, del libro “Relaciones” (Buenos Aires, 1971-1973)

Quote tagged as: poema poder

Salto de la verja

En el Rocío: devoción
En Melilla: delito
En Gibraltar: contrabando
En la Casa Blanca: portada mundial

Text tagged as:
Es bueno llamar a las cosas por su nombre; entre otras cosas porque, al no hacerlo así, a menudo acabamos creyendo que las cosas son lo que las llamamos y no lo que son. Pasa esto con las “personas jurídicas” un término que los juristas inventamos para nombrar a meras acumulaciones de dinero a las que las leyes dieron la facultad de actuar “como si fuesen personas” pero que, evidentemente, no lo son.

Leo hoy que ciudadanos de Murcia denuncian que Acqualia, la empresa que les suministra el agua, <a href=”http://www.eldiario.es/sociedad/Denuncian-Aqualia-impagado-municipio-Murcia_0_304819890.html”>corta el suministro en cuanto se impaga un recibo</a> porque esta empresa, esta “persona” jurídica, no tiene en su ADN el menor atisbo de esa empatía, piedad, compasión o solidaridad con que todas las personas de verdad (las humanas) vienen al mundo equipadas de serie.

Para esas ficciones jurídicas, esas “personas” fantasmagóricas que los juristas hemos creado, la existencia no tiene más justificación que la obtención de dinero: no son más que dinero y no quieren más que dinero y así está escrito en su ADN; no cabe esperar otra cosa de ellas.

Si una persona de las de verdad (las humanas) no tuviese otro objetivo en su vida que ganar dinero y le fueran ajenos el resto de los principios que mueven el obrar humano sería diagnosticada inmediatamente como “psicópata” y se le encuadraría entre los sujetos peligrosos con quienes la sociedad debe tener especial cuidado. Y sin embargo, a día de hoy, estas entelequias a las que llamamos “personas jurídicas” y que no tienen de personas más que el nombre, gobiernan nuestras vidas, poseen la mayor parte de la riqueza del mundo y se encargan de proveernos de la mayor parte de los bienes de primera necesidad. Vivimos rodeados de psicópatas, estamos en sus manos y no nos damos cuenta; quizá porque nos hemos acostumbrado a tratar como “personas” a cosas que no son más que acumulaciones de dinero en busca de dinero.

Es hora de llamar a las cosas por su nombre: personas a las personas y psicópatas a los psicópatas. Es hora de saber que la ley se hizo para proteger a las personas de verdad y a no a los ectoplasmas jurídicos. 

Si usted debe dinero al banco usted tiene un problema, porque tendrá que trabajar para él hasta que le pague o hasta que se muera (art.1911 del Código Civil). Pero si el banco le debe dinero a usted el problema también es de usted porque cuando se agota el dinero la “persona” jurídica muere. ¿Qué clase de igualdad es esta en que el problema siempre lo tienen los mismos? Esta convivencia entre personas “humanas” y entelequias psicópatas ha llegado ya demasiado lejos. Quizá es ya el momento de llamar a las cosas por su nombre.

Es bueno llamar a las cosas por su nombre; entre otras cosas porque, al no hacerlo así, a menudo acabamos creyendo que las cosas son lo que las llamamos y no lo que son. Pasa esto con las “personas jurídicas” un término que los juristas inventamos para nombrar a meras acumulaciones de dinero a las que las leyes dieron la facultad de actuar “como si fuesen personas” pero que, evidentemente, no lo son.

Leo hoy que ciudadanos de Murcia denuncian que Acqualia, la empresa que les suministra el agua, <a href=”http://www.eldiario.es/sociedad/Denuncian-Aqualia-impagado-municipio-Murcia_0_304819890.html”>corta el suministro en cuanto se impaga un recibo</a> porque esta empresa, esta “persona” jurídica, no tiene en su ADN el menor atisbo de esa empatía, piedad, compasión o solidaridad con que todas las personas de verdad (las humanas) vienen al mundo equipadas de serie.

Para esas ficciones jurídicas, esas “personas” fantasmagóricas que los juristas hemos creado, la existencia no tiene más justificación que la obtención de dinero: no son más que dinero y no quieren más que dinero y así está escrito en su ADN; no cabe esperar otra cosa de ellas.

Si una persona de las de verdad (las humanas) no tuviese otro objetivo en su vida que ganar dinero y le fueran ajenos el resto de los principios que mueven el obrar humano sería diagnosticada inmediatamente como “psicópata” y se le encuadraría entre los sujetos peligrosos con quienes la sociedad debe tener especial cuidado. Y sin embargo, a día de hoy, estas entelequias a las que llamamos “personas jurídicas” y que no tienen de personas más que el nombre, gobiernan nuestras vidas, poseen la mayor parte de la riqueza del mundo y se encargan de proveernos de la mayor parte de los bienes de primera necesidad. Vivimos rodeados de psicópatas, estamos en sus manos y no nos damos cuenta; quizá porque nos hemos acostumbrado a tratar como “personas” a cosas que no son más que acumulaciones de dinero en busca de dinero.

Es hora de llamar a las cosas por su nombre: personas a las personas y psicópatas a los psicópatas. Es hora de saber que la ley se hizo para proteger a las personas de verdad y a no a los ectoplasmas jurídicos.

Si usted debe dinero al banco usted tiene un problema, porque tendrá que trabajar para él hasta que le pague o hasta que se muera (art.1911 del Código Civil). Pero si el banco le debe dinero a usted el problema también es de usted porque cuando se agota el dinero la “persona” jurídica muere. ¿Qué clase de igualdad es esta en que el problema siempre lo tienen los mismos? Esta convivencia entre personas “humanas” y entelequias psicópatas ha llegado ya demasiado lejos. Quizá es ya el momento de llamar a las cosas por su nombre.

Photo tagged as: corporaciones psic_patas bancos deuda derecho crisis personas_jur_dicas
joludi:

Uñas y urnas.

Marta quiere saber quién ha perdido en Escocia. No lo tengo muy claro. Tal vez todos. Y en todo caso la verdad. Porque la verdad es siempre la primera baja en cualquier guerra. Y esto no ha sido sino una guerra al estilo moderno, es decir, una riña callejera a garrotazos entre medios de comunicación, líderes de opinión, grupos de poder financiero, lobbies económicos y castas de diverso pelaje. 
Promovían el no, desde la hipócrita defensa de un mundo sin fronteras, aquellos que levantan cada día muros de pobreza y marginación. 
Vendían el sí, desde el romanticismo, los que voluntariamente omitían que la primera independencia por la que hay que luchar, hasta la extenuación, es la que nos libra de la desigualdad y la injusticia social. 
Mentían todos, pues. 
Mentían los que afirmaban que los anglos vienen oprimiendo a los pictos desde hace siglos, porque es más cierto que la opresión no sabe de banderas ni de genes, y está presente allí donde los muchos débiles soportan la explotación de los pocos fuertes, sea cual sea el lado del muro de Adriano en que esto ocurra. Y sea cual sea el muro de Adriano al que nos refiramos.
Y mentían los que decían que ese referendum era aceptable por tener mucha lógica jurídica, dado que Escocia se había unido al Reino Unido libremente. Provoca hilaridad escuchar este disparate histórico. Como si aquella fusión de Parlamentos de 1707 no hubiese sido un colosal chantaje del poder inglés, que obligó a los escoceses, que ya habían perdido su independencia mucho antes, con ocasión de la Unión de Coronas de 1603, a escoger entre el hambre negra y la dócil sumisión a la metrópolis. Una sumisión que ni siquiera concedió la paz definitiva a los Highlands, pues la represión inglesa de la cultura, la lengua y las costumbres escocesas, nunca cesó y alcanzó cotas en ocasiones no muy distantes a las barbaries llevadas a cabo por las tropas de su graciosa majestad en Irlanda. Como curiosidad, baste decir que durante unas cuantas décadas, estuvo prohibido en Escocia el uso del tartan y el kilt, tan omnipresentes estos días. Robert Burns se quejaba por ello amargamente de que la gente de su país había sido comprada y vendida por el oro inglés (“we have been bought and sold for english gold”).
Así que, lo siento, Marta, no puedo afirmar quién ha perdido en Escocia, más allá de constatar la derrota sin paliativos de la verdad. 
Lo único que puedo decir es que a mí no me caen mal los escoceses. Al fin y al cabo, les debemos a ellos algunos de los mejores capítulos de la Ilustración Europea, empezando por David Hume y el triunfo del empirismo epistemológico moderno, del que es tributario el pensamiento científico y la liberación de las cadenas de la superstición y la tiranía mental. También me caen simpáticos los pictos por haberse sabido dar, en el contexto de un sistema político y social tan clasista, cruel y desigual como el británico, un modelo social mucho más progresivo que el de los ingleses, al menos en lo referente a los derechos laborales, a la sanidad y a la educación pública. 
Pero, como decía Walter Scott, precisamente en relación con las inquietudes independentistas de sus compatriotas, sigue siendo cierto que “nadie tiene uñas suficientemente largas siquiera para dar pequeños arañazos a Londres”. 
Ni uñas ni urnas, por lo que se ve.

joludi:

Uñas y urnas.

Marta quiere saber quién ha perdido en Escocia. No lo tengo muy claro. Tal vez todos. Y en todo caso la verdad. Porque la verdad es siempre la primera baja en cualquier guerra. Y esto no ha sido sino una guerra al estilo moderno, es decir, una riña callejera a garrotazos entre medios de comunicación, líderes de opinión, grupos de poder financiero, lobbies económicos y castas de diverso pelaje. 

Promovían el no, desde la hipócrita defensa de un mundo sin fronteras, aquellos que levantan cada día muros de pobreza y marginación. 

Vendían el , desde el romanticismo, los que voluntariamente omitían que la primera independencia por la que hay que luchar, hasta la extenuación, es la que nos libra de la desigualdad y la injusticia social.

Mentían todos, pues. 

Mentían los que afirmaban que los anglos vienen oprimiendo a los pictos desde hace siglos, porque es más cierto que la opresión no sabe de banderas ni de genes, y está presente allí donde los muchos débiles soportan la explotación de los pocos fuertes, sea cual sea el lado del muro de Adriano en que esto ocurra. Y sea cual sea el muro de Adriano al que nos refiramos.

Y mentían los que decían que ese referendum era aceptable por tener mucha lógica jurídica, dado que Escocia se había unido al Reino Unido libremente. Provoca hilaridad escuchar este disparate histórico. Como si aquella fusión de Parlamentos de 1707 no hubiese sido un colosal chantaje del poder inglés, que obligó a los escoceses, que ya habían perdido su independencia mucho antes, con ocasión de la Unión de Coronas de 1603, a escoger entre el hambre negra y la dócil sumisión a la metrópolis. Una sumisión que ni siquiera concedió la paz definitiva a los Highlands, pues la represión inglesa de la cultura, la lengua y las costumbres escocesas, nunca cesó y alcanzó cotas en ocasiones no muy distantes a las barbaries llevadas a cabo por las tropas de su graciosa majestad en Irlanda. Como curiosidad, baste decir que durante unas cuantas décadas, estuvo prohibido en Escocia el uso del tartan y el kilt, tan omnipresentes estos días. Robert Burns se quejaba por ello amargamente de que la gente de su país había sido comprada y vendida por el oro inglés (“we have been bought and sold for english gold”).

Así que, lo siento, Marta, no puedo afirmar quién ha perdido en Escocia, más allá de constatar la derrota sin paliativos de la verdad.

Lo único que puedo decir es que a mí no me caen mal los escoceses. Al fin y al cabo, les debemos a ellos algunos de los mejores capítulos de la Ilustración Europea, empezando por David Hume y el triunfo del empirismo epistemológico moderno, del que es tributario el pensamiento científico y la liberación de las cadenas de la superstición y la tiranía mental. También me caen simpáticos los pictos por haberse sabido dar, en el contexto de un sistema político y social tan clasista, cruel y desigual como el británico, un modelo social mucho más progresivo que el de los ingleses, al menos en lo referente a los derechos laborales, a la sanidad y a la educación pública.

Pero, como decía Walter Scott, precisamente en relación con las inquietudes independentistas de sus compatriotas, sigue siendo cierto que “nadie tiene uñas suficientemente largas siquiera para dar pequeños arañazos a Londres”.

Ni uñas ni urnas, por lo que se ve.

Photo tagged as: reblog - Reblog from joludi
joludi:

Recursos.

Nos amenaza la extinción de los recursos naturales. Pero entre ellos, el primero que se va a acabar es la atención, que es uno de nuestros recursos psíquico de primer orden, y muy limitado. Cada vez consumimos más atención debido a la proliferación de medios digitales y fuentes de información. 
Haría falta que surgiesen ecologistas de la atención. Deberíamos preocuparnos de la sostenibilidad también en términos de información útil e información basura.

joludi:

Recursos.

Nos amenaza la extinción de los recursos naturales. Pero entre ellos, el primero que se va a acabar es la atención, que es uno de nuestros recursos psíquico de primer orden, y muy limitado. Cada vez consumimos más atención debido a la proliferación de medios digitales y fuentes de información.

Haría falta que surgiesen ecologistas de la atención. Deberíamos preocuparnos de la sostenibilidad también en términos de información útil e información basura.

Photo tagged as: reblog - Reblog from joludi
El hijo de una compañera abogada me contó, no hace mucho, que uno de sus más persistentes recuerdos de infancia era el de dormirse escuchando el sonido lejano de la máquina de escribir de su madre y despertarse, al día siguiente, oyendo como la máquina seguía sonando.

La imagen me pareció extremadamente tierna y que describía perfectamente el tremendo esfuerzo de esas abogadas madres por sacar adelante a sus hijos y su trabajo, dando a cada tarea el tiempo necesario y quitándoselo a ellas mismas.

Esta noche, que muchas abogadas concluyen sus recursos tras acostar a sus hijos, me ha venido esa imagen a la memoria y he pensado que es verdad, que cuando los niños duermen aún sacan el coraje las superabogadas.

Va por vosotras compañeras, sois lo mejor.

El hijo de una compañera abogada me contó, no hace mucho, que uno de sus más persistentes recuerdos de infancia era el de dormirse escuchando el sonido lejano de la máquina de escribir de su madre y despertarse, al día siguiente, oyendo como la máquina seguía sonando.

La imagen me pareció extremadamente tierna y que describía perfectamente el tremendo esfuerzo de esas abogadas madres por sacar adelante a sus hijos y su trabajo, dando a cada tarea el tiempo necesario y quitándoselo a ellas mismas.

Esta noche, que muchas abogadas concluyen sus recursos tras acostar a sus hijos, me ha venido esa imagen a la memoria y he pensado que es verdad, que cuando los niños duermen aún sacan el coraje las superabogadas.

Va por vosotras compañeras, sois lo mejor.

Photo tagged as: abogada hijos mujer trabajo

Cuando Churchill dijo que “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos” profetizaba lo que les pasaría a los españoles con los bancos en 2014

Se me ha ocurrido mirando un aviso del banco

Quote tagged as: churchill bancos deuda crisis

Page1of159 next page ›